A Joselito, José Gómez Ortega (Gelves, Sevilla, 1895 – Talavera de la Reina, 1920), le arrebató la vida Bailaor de la ganadería de la señora viuda de Ortega, quinto de la tarde del 16 de mayo de 1920, en la plaza de toros de Talavera de la Reina. Por encargo del también espada y cuñado de Joselito, Ignacio Sánchez Mejías, Benlliure esculpió su mausoleo y uno de sus más famosos monumentos funerarios. En él representó el cortejo fúnebre que transporta a hombros el féretro abierto con el cadáver del famoso espada sevillano, en el que se reconocen a familiares y a destacados personajes del mundo taurino. A excepción del cuerpo yaciente del diestro cincelado en mármol de Carrara, todo el conjunto se fundió en bronce. 
El grupo terminado lo presentó en su estudio a finales de 1924, después se trasladó a Sevilla donde se expuso al público en el Palacio de Exposiciones, y en abril de 1926 se colocó definitivamente en el Cementerio de San Fernando.