Por encargo de la familia valenciana Moroder, Mariano Benlliure realizó entre 1907 y 1910 un panteón para el Cementerio General de Valencia. Es un conjunto de gran teatralidad en el que destaca la bella figura del ángel femenino guardián de la cripta que, tallada en mármol de Carrara, mantiene abierta la imponente puerta en bronce que da acceso a la cámara interior.