Autenticación

//Autenticación
Autenticación 2017-02-17T13:35:30+00:00

La Fundación Mariano Benlliure es la institución que tiene la potestad para autenticar la obra del escultor y, una vez confirmada su autoría, decidir si se incluye en el catálogo razonado completo en el que se está trabajando y emitir un certificado de autenticidad si le es requerido.

La puesta en valor de la obra original de Mariano Benlliure frente al ingente número de copias, reproducciones y falsificaciones en circulación, es una de las actividades a las que la Fundación dedica especialmente su actividad por considerarla prioritaria para descatalogar obras que han llegado a formar parte de importantes colecciones públicas y privadas, evitar futuras copias y reproducciones, y acotar las obras que hay que incluir en el catálogo razonado.

Dibujos

Para Benlliure el dibujo era un importante instrumento de trabajo y pocas veces un fin en sí mismo. Cuando afrontaba una nueva obra, empezaba por realizar apuntes y bocetos muy esquemáticos en cuadernos de notas, que poco a poco iba afinando y detallando, y que luego utilizaba para composiciones mas complejas o como punto de partida para el modelado de las figuras en barro.

Sus dibujos se caracterizan por una gran soltura de trazo que poco a poco va definiendo las formas y los detalles a partir de la primera idea de conjunto. Los temas abarcan prácticamente todos los géneros representados en su obra: costumbrismo, caricatura y retrato, artes decorativas, escultura religiosa, monumentos funerarios o escultura urbana. Los formatos son variables, aunque en su mayor parte son de pequeñas dimensiones. Utilizaba libremente diferentes técnicas: lápiz grafito o carbón, lápices de colores, barra comté, pasteles, tinta, etc., que en algunos casos acompañaba con toques de albayalde, gouache o acuarela, o una aguada, para resaltar los aspectos que más le interesaban.

Existe un importante número de dibujos atribuidos a Mariano Benlliure, generalmente realizados a plumilla y a pequeños trazos, técnica que no corresponde a la manera de dibujar del escultor, y de formato medio (40 x 60 cm. aproximadamente). Son dibujos de gran rigidez, amanerados y de trazo muy torpe, que nada tienen que ver con la espontaneidad y la gracia de los dibujos originales del escultor. Es fácil apreciar la diferencia si se comparan dibujos sobre temas similares, como los dos de tema taurino que se muestran a continuación: el izquierdo es un apunte a lápiz y tinta de Mariano Benlliure y, el derecho es un dibujo a plumilla con la firma “Mariano Benlliure/ 1943” que no corresponde a la del escultor. Algunos de estos dibujos se encuentran certificados como obra original de Mariano Benlliure, por su nieto, Enrique Benlliure Alvarez. A pesar de ello esta Fundación considera, sin ningún género de duda, que no constituyen obra original del escultor.

  

Escultura

Benlliure fundía sus obras a la “cera perdida”, controlando y retocando cada uno de los pasos del complejo proceso: desde el modelo en barro, su vaciado en yeso, en cera, y finalmente en bronce, para matizarlo por último con la pátina elegida, lo que hace que no haya dos fundiciones en bronce suyas iguales de una misma escultura, convirtiéndose todas en piezas originales y únicas.

Después de la muerte del escultor se han reproducido, copiado y falsificado de forma indiscriminada algunas de sus obras, muy especialmente las de temática infantil o taurina. La calidad de estos bronces posteriores nada tienen que ver con la de los originales de Benlliure. Un ejemplo claro son las dos placas dedicadas a Goya que mostramos a continuación: la de la izquierda es una fundición en bronce original de Benlliure firmada y fechada en 1929, y la de la derecha es un copia posterior con firma falsa.

Algunas instituciones que conservaban modelos en yeso originales de Benlliure, los han cedido a fundidores para sacar reproducciones, con la idea de “conservar” en un material más perdurable como el bronce, esas obras que no consideraban definitivas tanto por el material como por ser un estado intermedio en un proceso. El resultado ha sido la obtención de un bronce no original, que a menudo reproduce defectos del modelo causados por golpes o la erosión del  tiempo. Lamentablemente, en ese proceso se ha perdido o dañado de forma irreversible lo que verdaderamente era un original del escultor, exponiéndose los bronces póstumos como originales de Benlliure. Un ejemplo es el Monumento al toro de lidia: en las fotos inferiores podemos ver, a la izquierda, el modelo en escayola original donado por el escultor al Museo de Bellas Artes de Valencia y, a la derecha, la fundición realizada hacia 1970 en cuyo proceso se destruyó el modelo original.

En algunos casos, a partir de un molde obtenido de un original, se han realizado fundiciones en serie, idénticas entre si, numeradas -Benlliure nunca realizó ediciones numeradas-, que aunque aparentan cierta calidad, nada tienen que ver con las fundiciones originales y, sin embargo, se comercializan como tales.

En otros, a partir de una copia de copia de un modelo de Benlliure, se ha sacado un molde y se han hecho reproducciones, de muy dudosa calidad, que han perdido completamente el detalle del modelado y, en las que además, se ha falsificado la firma del escultor. Un ejemplo de ello es el grupo taurino Las dos víctimas de la fiesta, del que podemos ver la primera fundición realizada en 1914, a la izquierda, y una reproducción de pésima calidad a la derecha.

          

Por otra parte, de algunas esculturas originales de Benlliure concebidas en un material concreto como la cerámica se han reproducido en serie en bronce. El cambio de material ha alterado completamente la percepción de la obra: en la cerámica, el esmalte difumina el modelado, suaviza el claroscuro, permite la introducción del color, y dota a la escultura de una gran luminosidad a la vez que acentúa la carnalidad de las figuras. Los bronces fundidos a partir de un molde extraído de una pieza en cerámica son blandos y no reproducen ese modelado vibrante tan característico de Benlliure, que deja sobre la superficie del barro la impronta de las herramientas y de sus propios dedos.

    

 

Pinchando en este enlace puedes ver los trabajos de autenticacíon que está realizando la Fundación.

 

 

114 Comments

  1. LUIS abril 29, 2018 at 5:06 pm - Reply

    Muy estimados señores:
    Es para mí un gran placer contactar con Vds., para un asunto tan enraizado en su web.
    Hace un tiempo mi esposa he heredado una impresionante figura busto representando al ilustre pintor francisco Goya.
    Dicho escultura fue según relata su ancestro un regalo del mariano Benlliure a su tatarabuelo: Raimundo Gaspar.
    De ello no tenemos pruebas físicas y únicamente contábamos con el testimonio del familiar ahora fallecido.
    En vista de ello se decidió hace unos años, 1.996. Realizar unas pruebas para determinar de manera física que dicha escultura en yeso/ escayola, es un vaciado contactante con la arcilla original, del afamado busto actualmente residente en el museo del prado desde 1912.
    Por otro lado nos gustaría saber más detalles si es posible y fuesen tan amables de facilitárnoslos:
    1—hay únicamente un solo vaciado o varios
    2—hay varios vaciados ya que se realizaron varias pruebas de molde
    3—nos haría muy felices saber en qué valor estaría, al comprobar que poseemos un a buen recuerdo tanto de el tatarabuelo como de mariano Benlliure
    4—cualquier otro dato que acogeremos con gran interés y agradecimiento
    Para ello adjunto fotos y autentificación de la escuela de san Fernando.
    Muy agradecido

Leave A Comment

*

code

error: CONTENIDO PROTEGIDO