Con estas palabras describía Vicente Blasco Ibáñez la pintura de Joaquín Sorolla, y después de una visita a la exposición «Sorolla en París» podemos hacer nuestras sus palabras.