Este año se celebra el centenario de la fundación del Museo Nacional del Teatro, creado en 1919 y que tuvo su primera sede en el Teatro Real de Madrid. Mariano Benlliure contribuyó a ampliar sus fondos en 1943 con una importante donación de obras suyas, la mayoría bocetos o modelos en yeso. Entre ellas destacan la maqueta para los mausoleos de los tenores Julián Gayarre y Francisco Viñas, los bustos del tenor Giuseppe Anselmi, del barítono Titta Ruffo, de la soprano Rossina Storchio y de la tiple contralto Lucrecia Arana o del violinista Pablo Sarasate, la estatuailla de la soprano María Barrientos y la estatua de la bailaora Pastora Imperio; además de varios medallones conmemorativos dedicados a distintos personajes, entre ellos el maestro Tomás Bretón y la cantante Loreto Pardo y la placa homenaje en bronce al maestro Fernández Caballero.