El mausoleo del tenor Julián Gayarre

Home/Noticias/El mausoleo del tenor Julián Gayarre
Hoy, día 1º de noviembre, recordamos el primer encargo que recibió Mariano Benlliure de un monumento funerario en 1890, aunque su realización y posterior colocación se prolongó durante más de diez años (1890 – 1901), el mausoleo de Julián Gayarre, ubicado en un pequeño pero fascinante cementerio en el valle de Roncal.
La familia del célebre tenor (Roncal, 1844 – Madrid, 1890) encargó a Benlliure, su gran amigo, un mausoleo para el cementerio roncales donde habían dado sepultura a sus restos, en 1890, poco después de su muerte el 2 de enero de 1890.
Realizado en mármol de Carrara y bronce, tiene como idea central la figura de un ángel o genio alado que parece escuchar la última nota que, como un eco, aún sale del féretro, y que elevan al cielo otras dos figuras alegóricas, la Armonía y la Melodía. Una cuarta figura, la Música, apoyada sobre una lira rota, llora la muerte del tenor a los pies del sarcófago abierto, único elemento en mármol de Carrara, cubierto por un telón de teatro que hace de manto. El sarcófago está tallado con una danza de niños cantores, que llevan filacterias con los nombres de sus grandes éxitos operísticos. Benlliure lo presentó en la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid de 1898 y en la Universal de París de 1900, en la que alcanzó la Medalla de honor en escultura. Finalmente, en el mes de julio de 1901, el escultor dejó colocado el mausoleo en el cementerio de Roncal.
2016-11-01T17:57:24+00:00 1 Nov, 2016|Noticias|
error: CONTENIDO PROTEGIDO