Fundición Codina

Home/Noticias/Fundición Codina

El pasado 20 de diciembre se ha inaugurado en la sede la Fundación Diario Madrid, una interesante exposición sobre la memoria de la Fundición Codina, fundición artística a la cera perdida, cuya creación se remonta a la primera decada del siglo XX, y que tiene su origen en la primera fundición artística surgida en la península, fundada por Federico Masriera en Barcelona en la última decada del siglo XIX.

Los grandes escultores del cambio de siglo empezaron a fundir sus obras fuera de España, hasta que la creación del taller catalán les facilitó el trabajo y la supervisión del largo y complejo proceso de fundición a la cera perdida. Mariano Benlliure, que residía y tenía su estudio en Roma desde 1881, donde trabajaba con los más importantes fundidores del momento, pasó inmediatamente a colaborar con Masriera en la fundición de sus bronces, hasta la apertura en Madrid de la fundición Campins y Codina, heredera de la catalana, a la que sucedería la casa Codina que aún pervive, gracias al tesón de varias generaciones de una familia que vive con autentica pasión el trabajo de la fundición.

En la exposición, llama la atención la copia en poliester de la cabeza del caballo del monumento al general Martínez Campos, obra de Mariano Benlliure (parque del Retiro), realizada el verano pasado aprovechando el andamio que se había montado para proceder a la limpieza y restauración del monumento, dentro de la campaña acometida por el Ayuntamiento de Madrid con motivo del 150 aniversario del nacimiento del escultor. La copia de la cabeza del caballo contradice el propio proceso, ya que para su elaboración se ha sacado un molde del estado final, sin seguir la secuencia del modelado en barro, vaciado en escayola, en cera y, por último en bronce y, como es obvio, no ha sido retocada ni supervisada por Benlliure, fallecido en 1947. Aunque parece increíble, la copia se ha realizado en el taller de vaciados de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, institución a la que perteneció Benlliure, por iniciativa del escultor y académico Julio López, sin haberlo consultado previamente con la Fundación Mariano Benlliure responsable de velar por los derechos del escultor, aún vigentes.

La Fundición Codina se ha comprometido a que se destruya el molde y así evitar posibles copias posteriores, y a no utilizar la copia en poliéster con fines comerciales, pero no existe ese compromiso por parte de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, responsable de su ejecución.

 

2016-05-04T19:01:11+00:00 20 Dic, 2012|Noticias|
error: CONTENIDO PROTEGIDO