Lucrecia Arana (Haro, La Rioja, 1867-Madrid, 1927) entró como primera tiple en la compañía del Teatro de la Zarzuela el 3 de octubre de 1895 , en la función inaugural de la temporada. Interpretó el papel de Bety en la reposición de «La Indiana» de Saco del Valle y Jackson Veyán, que ella misma había estrenado en el Eslava dos años antes. Desde esa primera actuación hasta su rescisión del contrato con el teatro en 1907, poco después de estrenar «La Rabalera», llegó a estrenar en el escenario de la Zarzuela cincuenta y cinco obras documentadas y cosechó un éxito tras otro.