En la web de una casa de subastas americana anuncian una supuesta obra en bronce de Mariano Benlliure, según nos notifica un colaborador de la Fundación Mariano Benlliure, que nos facilita el enlace

Estudiadas las fotos que se publican de la escultura en bronce (foto 1), podemos afirmar que se trata de una copia posterior fundida a partir de un original en mármol (foto 2), que se ha podido identificar con el retrato de la hija del pintor Augusto Comas Blanco (Valencia, 1862-Madrid, 1953).

Benlliure modeló el busto de la niña en 1902, para después tallarlo en mármol. Es una composición en la que torso emerge del bloque de piedra, creándose un fuerte contraste entre la delicada talla de las encarnaciones, terminadas con un suave apomazado, y el tosco cincelado de la parte inferior que conforma la base.

La copia en bronce “calca” las diferentes texturas del original en mármol, contradiciendo las propiedades intrínsecas del material, algo que nunca hubiera aceptado Benlliure, cuya obra se caracteriza por el absoluto conocimiento y dominio de los materiales.

Es importante destacar que bronces del escultor valenciano, fundidos a la cera perdida, reproducen los detalles del modelo previo (barro y posterior vaciado en escayola), en el que deja la impronta tanto de los buriles como del deslizarse de los dedos en el barro, e incluso sus huellas dactilares, además de los introducidos durante el retoque de la cera, sin importarle que se vea el goteo de la cera caliente. Es en la cera donde graba su firma y el fundidor pone su sello. También es habitual que no cierre los volúmenes completamente para dejar visto el espesor de la lámina de bronce, como ocurre en la mayoría de los bustos fundidos antes de 1907. Por el contrario, las obras en mármol sacadas por puntos a partir del modelo previo, ya no reproducen los detalles del modelado en barro, trabaja su superficie dejando en parte la impronta los diferentes cinceles, o la suaviza con un apomazado.