La estatua del marqués de Larios y la Alegoría del trabajo, ya restauradas, pueden verse desde principios de abril en el Ayuntamiento de Málaga. Merece la pena acercarse para apreciar detalles que, una vez colocadas de nuevo sobre el pedestal, dificilmente podrán verse.

Sorprende el exquisito modelado de las manos de uno y otro, en particular las del marqués, o el de los pies de la figura alegórica, y un sin fin de detalles.