Restauración del grupo escultórico “Canto de Amor” de Mariano Benlliure

Home/Noticias/Restauración del grupo escultórico “Canto de Amor” de Mariano Benlliure

Canto de amor 1889 restaurado 2015La Diputación Provincial de Valencia ha restaurado una de las obras de Mariano Benlliure perteneciente a su colección.

Este grupo escultórico realizado en Roma en 1889 y titulado por su autor Canto de amor, es una alegoría del amor juvenil, representado por una joven con el busto desnudo, sentada, que sonríe ensimismada al recordar su primer encuentro amoroso, al tiempo que cinco niños forman un corro a su alrededor e intentan llamar su atención con sus juegos. Benlliure tomó como modelo a su joven esposa Leopoldina Tuero O’Donnell, con la que había contraído matrimonio en 1886. Los cuatro relieves del pedestal, de inspiración clásica, representan escenas alusivas al amor, que se podrían identificar con Venus y Cupido, Venus y Marte, Las tres Gracias y La Armonía.

En esta obra Benlliure abordó algunos de los temas que más atrajeron su atención como el mundo infantil y el retrato, dotando a sus protagonistas de una emotividad ingeniosa y amable, ajena a todo sentimentalismo.

Cincelada en mármol de Carrara, muestra el gran virtuosismo técnico de su autor, que trabajó su superficie matizándola con diferentes gradaciones del abujardado hasta llegar a un suave y terso apomazado, recreando la sensualidad de los cuerpos y las diferentes texturas de los objetos representados.

Benlliure hizo unos años después, hacia 1897-1898, una segunda versión de Canto de amor, destinada al salón de música del Palacio Bauer de Madrid, que pertenece desde 1947 al Museo Nacional del Prado, donde se expone en las salas dedicadas al siglo XIX.

Canto de amor fue adquirida por la Diputación de Valencia en 1989, procedente de la Colección Navarro Viola de Buenos Aires (Argentina).

El grupo en mármol fue restaurado en el taller del Museo de Bellas Artes de Valencia en 2000-2001. Se trató de una restauración respetuosa con la obra de Benlliure, en la que no se planteó reintegrar las pequeñas faltas que pudiera tener el mármol porque no afectaban a la percepción de la obra.

En la intervención que se ha finalizado recientemente los criterios han sido distintos, se ha realizado una nueva limpieza más “intensiva” y se le ha añadido el dedo que faltaba a uno de los niños.

 

2016-10-19T11:40:37+00:00 16 Jul, 2015|Noticias|
error: CONTENIDO PROTEGIDO