“Tres siglos de escultura”

Home/Noticias/“Tres siglos de escultura”

El próximo 3 de febrero se inaugurará en el Antiguo Palacio de la Diputación Provincial de Zamora (C/ Ramos Carrión, 11), una interesante exposición sobre la memoria de la Fundición Codina. La fundición artística a la cera perdida, cuya creación se remonta a la primera década del siglo XX, y que tiene su origen en la primera fundición artística surgida en la península, fundada por Federico Masriera en Barcelona en la última década del siglo XIX.

Los grandes escultores del cambio de siglo empezaron a fundir sus obras fuera de España, hasta que la creación del taller catalán les facilitó el trabajo y la supervisión del largo y complejo proceso de fundición a la cera perdida. Mariano Benlliure, que residía y tenía su estudio en Roma desde 1881, donde trabajaba con los más importantes fundidores del momento, pasó inmediatamente a colaborar con Masriera en la fundición de sus bronces, hasta la apertura en Madrid de la fundición Campins y Codina, heredera de la catalana, a la que sucedería la Fundición Codina que aún pervive, gracias al tesón de varias generaciones de una familia que vive con autentica pasión el trabajo de la fundición.

La exposición se presentó en Madrid en 2012-2013 en la sede de la Fundación Diario Madrid, y después en el Castillo de San José de Valderas en Alcorcón.

En esta ocasión se presentan dos esculturas originales en bronce de Mariano Benlliure, fundidas por Campins y Codina en Madrid, además una copia moderna en poliéster, realizada en 2012, de la cabeza del caballo del monumento al general Martínez Campos (Parque del Retiro, Madrid).

Una de ella es el boceto de la estatua de Agustina de Aragón para su monumento en la Plaza del Portillo de Zaragoza, inaugurado en 1908. En bronce, subida sobre el cañón, la glorificó  a la heroina vestida con uniforme militar de medio cuerpo arriba, charretera en el hombro izquierdo y la capona en el derecho, distintivo de su grado de subteniente y con el pecho cuajado de cruces. Benlliure encontró en su mujer, la famosa cantante lírica Lucrecia Arana, la modelo para la fisionomía de Agustina de Aragón, por considerar que su gran energía y fortaleza de carácter y su enorme entereza, eran los óptimos para reencarnar a la heroína.

La otra es el busto del primer nieto del escultor, Guillermo Stefaniai Benlliure, que se presenta por primera vez en una exposición. Benlliure modeló en barro la figura del niño de pocos meses, de medio cuerpo, tocado con un gorro y vestido con blusa y rebeca, y fundió un único bronce en 1915. El modelado, ágil y suelto, deja vistas las improntas de las herramientas y del deslizarse los dedos sobre el barro original, que reproduce con absoluta fidelidad la fundición en bronce.

2017-01-29T21:19:51+00:00 29 Ene, 2017|Noticias|
error: CONTENIDO PROTEGIDO